Teatro: Casi normales

casi-normales

Teatro Astral (Corrientes 1639)
Elenco: Laura Conforte , Martín Ruiz , Mariano Chiesa , Fernando Dente , Manuela del Campo , Franco Masini
Libro y letras de Brian Yorkey
Música de Tom Kitt
Dirección general d
e Luis Romero y dirección musical de Hernán Matorra

Si vamos a hablar de transformación, una de las obras que mejor la trabaja es Next to Normal, Casi Normales para los amigos. Estrenada en el off de Broadway, supo cómo pasar al circuito comercial y salir de gira por el mundo. Multinominada y ganadora de premios como el Pulitzer y los Tony arrasó con fronteras y corazones llegando a países como Perú , Venezuela, España y por supuesto a nuestra querida calle Corrientes, donde no sólo se presentó en su formato original, sino que en dos oportunidades también lo hizo como concierto contando con la presencia del reparto original de Broadway. Una obra única que trasciende sin dudas – y valga la redundancia – la normalidad, creando una hermandad entre los actores y su público. Nadie puede salir ileso de verla.

La historia es la siguiente: Madre ama de casa, padre proveedor y la parejita de hermanos, una familia promedio de cuatro, familia normal o… casi.
Ahondar mucho en la trama lleva inevitablemente a arruinar por completo la vivencia de ir a verla (casi un pecado capital spoilerla) por lo que vamos a hablar, sin hablar.

Presentemos a los personajes:

● Dan es el padre amoroso y esposo devoto. Optimista por norma, proclama a viva voz que está todo bien (ponele) un buen tipo.

● Diana es la madre que apaña a su hijo y media entre Dan y él, manteniendo una relación distante con su hija. Entendemos desde el principio que algo no es está bien con ella, pero tardaremos en descubrir qué es. En su mutación nos muestra lo crudo y cruel que puede ser cambiar si no lo hacemos por nosotros mismos sino para que el otro esté mejor.
Sin lugar a dudas el mejor personaje.

● Gabriel es el consentido de mamá, el Super Boy, un tanto caótico, adolescente de molde y, por norma, rebelde. No hay que subestimarlo, el cordero también tiene dientes y los sabe usar.

● Natalie, la perfeccionista, la buena alumna que busca obtener una beca mediante el estudio del piano. La estructura hecha persona.

Fuera de la familia tenemos al amigo drogón de Natalie, Henry y al terapeuta de Diana, el Doctor Manden, dos piezas claves en el desarrollo de los personajes femeninos.

Pero no todo es tan perfecto y aburrido como se ve a simple vista. En cada uno de ellos ocurren batallas internas, evidencias de la inestabilidad propia de no ser lo que se anhela. A medida que transcurre la obra se empiezan a palpar cosas que antes no se veían, a entenderlas y aceptarlas. A asumirse como uno es, a entender que la normalidad está sobrevalorada y que trascenderla es la mayor transformación: El aceptarnos nos ayuda a comprender que quizás aquello que consideramos perfecto no es más que una barrera para nosotros mismos.

¿Dónde está el quiebre entre lo que fuimos y lo que somos?
O lo que es más importante, entre lo que somos y lo que el otro quiere que seamos. Casi normales está signada por esa ambivalencia y nos demuestra a dónde puede llevarnos la presión del otro, su mirada e influencia. Cuánto realmente somos y cuánto nos proyectan. Cuántas veces nos cuesta ver lo que ven en nosotros y cuánto nos cuesta entender que nuestra propia mirada muchas veces es la que nos condena.

Cuando es el otro quien necesita que cambiemos, nos vamos apagando de a poco, pero por más que uno trate de caretearla, la hora de la transformación llega cuando dejamos de vivir en el gris constante y aceptamos lo que podemos ser, que por sobre todas las cosas está ligado a lo que queremos y no a lo nos imponen.

Los invito a ver la nueva puesta, algunos actores repiten (nuestro amado doctor Madden, encarnado por el gran Chiesa), otros se reformulan y cambian de personaje saliendo del comfort (Fernando Dente se la juega y pega cambiazo entre Henry y Gabriel) y agregan un tónico especial, haciendo que cada función sea única, no solo para quienes van a verla sino para los actores que van rotando. Vamos a poder redescubrir a diario una obra sin preconceptos, a corazón abierto y con pañuelos a mano. Para aprender que somos más fuertes que todo esto que fuimos, que ser normal no es tan normal, que siempre va a haber algo de luz y que se puede ser feliz sin seguir el manual.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s