Entrevista a Fabrizio Lupardo

Guitarra en mano y saludando a cuanto perro se cruza, la voz no le tiembla aunque el frío cala profundo. Dueño de un repertorio como mínimo peculiar (digno de una lista random de Spotify) se presenta quien sabe que no hay mejor capital que su talento. El es Fabrizio Lupardo: fundador, guitarrista y voz de Shaggis. Banda nacida en 2008, hoy con casi 10 años y varias formaciones, el 17 de noviembre presentarán su disco Relaciones Tóxicas (https://www.youtube.com/watch?v=h2HxxTrjrmc) en Bar en vivo, donde exploran nuevos sonidos dejando un poco atrás el nu metal que desprenden los temas de su anterior disco Soportando mierda.

 

-QLJ: ¿Cómo empezó la banda?
-FL: En 2008 quería ser un futbolista exitoso, siempre quise el éxito, era de River Plate. Después conocí el Rock, mi hermana me influenció mucho para que escuche a Marilyn Manson, tocara música y no me guste el fútbol. Yo era muy chiquito y seguí sus pasos, de repente me sentí muy atraído por ese lado del Rock, de Marilyn Manson. Conocí a Nirvana con el disco Nevermind y dije ‘”Yo quiero hacer algo así, quiero ser esto”. Dejé el fútbol y a los 15 formé la banda Shaggis, pensaba que a los 18 iba a tener un éxito rotundo… muy iluso.

 

-QLJ: No es la misma banda, esa de los 15 años, que la que tenés ahora. ¿En qué cambió?
FL: Se van todos, a los 16 me abandonaron todos, a los 18 tuve otra banda… muchas veces se me fueron… unas cuatro veces se fueron todos. Porque yo los echaba a muchos, no se lo tomaban en serio como yo lo hago y es muy difícil encontrar gente que lo haga. Osea, vos tenés de ídolo a Mick Jagger pero pensás que nunca vas a llegar a ser Jagger o algo así y yo realmente pienso que voy a llegar y quiero gente que piense así. Conseguir ese tipo de gente es difícil porque hay muy pocos. Hay muchos músicos acá pero no hay muchos que tengan ambiciones. Saben que tienen que abandonar muchas cosas porque si estudiás, trabajás y tenés una familia no vas a tener una banda que sea tan en serio. No te da el tiempo. Yo abandoné trabajos por la música, abandoné plata, abandoné gente y hay que tomarse en serio…abandonar…dedicarle tiempo y respirar música, respirar Rock.

 

-QLJ: ¿Cómo pasás de tocar canciones de la banda de sonido de Harry Potter a tocar como Shaggis?
-FL: Soy muy abierto musicalmente. Muchos dicen que soy cerrado, pero soy musicalmente abierto. Me gusta de Miranda! a Manson, de Queen a Korn ¿Cómo no voy a ser abierto? Es pasión por la música. Nunca haría cumbia, cachengue, reggaeton o bachata. Eso nunca lo haría, ni por plata. Uno dice canciones de Harry Potter pero son músicos de Radiohed, músicos de Pulp que se unieron e hicieron canciones y nosotros las interpretamos a nuestra manera, es Rock inglés y está buenísimo.

 

-QLJ: ¿Qué varía de un disco al otro?
-FL: En mi caso, varía todo. Sea más divertido o más aburrido, tengo que cambiar. Si hago lo mismo que hice en el disco anterior no funciona para mí, para muchas bandas funciona.

 

-QLJ: Estás constantemente en la búsqueda del cambio.
-FL: Sí, ahora estoy buscando más la melodía, la armonía… que el ruido no tape la armonía, es muy importante. Ya lo hice, ya hice cosas fuertes, ahora quiero hacer cosas mas bien intensas, no fuertes… Cosas más profundas, porque no hace falta hacer <Inserte ruidos onomatopéyicos varios> para que llegue, hace falta intensidad y energía. Eso falta y es lo que estamos haciendo ahora con el segundo disco, también tenemos ya un tercer disco en mente.

 

-QLJ: ¡Están por presentar el segundo disco y ya pensando el tercero!
-FL: Sí, un EP en realidad. Unos cuatro temas.


-QLJ:
Vos hacés las voces, las letras y tocás la guitarra, ¿Qué lugar tienen los otros músicos?
-FL: Ellos acompañan con su talento. El baterista es una masa, es muy bueno y es muy humilde… Y es todo lo que yo no soy… y eso es muy bueno. No quiero músicos estrellas, ellos son sociables. Los quiero más por el lado humano, si bien respecto al lado musical tocan muy bien, el lado humano significa mucho para mí. No son secesionistas, no lo hacen por la plata y eso es lo mejor.

 

-QLJ: ¿Cómo definís la transformación en Shaggis?
-FL: La transformación en la banda se basa en dejar un poco de lado la inmadurez y la rabia del odiar a todos y tener la visión de que la música no es odio. Separarlo un poco de la música, cuando la pasás mal tenés inspiración pero cuando la pasás bien tiene más sentido componer algo. A mi no me pasa todavía pero me parece un desafío componer algo alegre. Todavía no lo he podido hacer pero es parte de buscar la originalidad, buscar la felicidad. Porque el músico no es feliz, creo que lo más original es eso y nadie lo hace porque no le sale. A mi tampoco, pero quiero buscar algo que te levante el ánimo, que esté bueno, que sea alegre y sea mi estilo. La transformación de Shaggis es eso. Dejar un poco de lado la sangre, la muerte, el odio hacia el ser humano y ver lo bueno. La búsqueda que hace por no repetirse, ni repetir fórmulas probadas por otras bandas, el transmitir intensidades y no simples acordes, el poder pasar de tocar frente a mil personas, cien o una con la misma pasión y entrega, definen como artista. Recuerdo Tanguito y su definición del tiempo: “Las películas tienen que durar una hora y media, las canciones tres minutos, las vidas ochenta años. Es ridículo, habría que medir intensidades. No es lo mismo una hora en misa que una hora con vos, no es lo mismo”.

Y se va Igual que como llegó, demostrando que no es lo mismo una hora con Fabrizio Lupardo que una hora en misa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s